El júpiter que conocemos podría no ser como pensábamos

La sonda espacial Juno ha estado haciendo numerosos estudios entorno a Júpiter, la misma se habría sumergido en la atmósfera del gigante gaseoso para estudiar en detalle su composición y ayudar a los científicos a revelar los misterios que envuelven al planeta.

Uno de los misterios más interesantes y que atrae la curiosidad de los científicos esta relacionado con el núcleo del planeta. Recordemos que, a diferencia de los demás planetas rocosos en donde encontramos diferentes capas que van separando al núcleo de la superficie, en Júpiter debería existir un núcleo sólido rodeado de gas hasta lo que sería su superficie.

Sin embargo, este planeta no tiene esa composición, la sonda espacial Juno reveló que el núcleo no estaba separado del gas, y tampoco tenía la densidad esperada. En cambio, este núcleo cuenta con un tamaño muy superior al que se habría estimado y además, tampoco podría definirse con la misma claridad donde comienza y termina: existen trozos metálicos flotando en la atmósfera.

Así, según los cálculos de los científicos el núcleo de Júpiter tendría la mitad del radio total del planeta, algo que comenzó a generar confusión y múltiples hipótesis que intentan justificar esta composición a la comunidad científica.

Hasta ahora, la única hipótesis con cierto sustento parece ser una revelada por un grupo de científicos de la Universidad de Sun Yat-Sen en China, quienes afirman a través de la revista Nature que la forma de este planeta esta originada por una colisión de épicas proporciones.

En principio señalan que este núcleo es improbable que se generara de forma natural, haciendo comparaciones, sería necesario de 10 a 20 masas de la Tierra a partir de metales pesados que se deberían ir uniendo al planeta, y así ir formando el núcleo, y por lo menos la mitad de la atmósfera actual.

Siguiendo una serie de investigaciones y suposiciones, los investigadores señalan que lo más probable es que el Júpiter que conocemos se haya originado después de la colisión con otro cuerpo gigantesco, es decir, el planeta que conocemos como Júpiter actualmente habría tenido un tamaño menor, y se habría colisionado con otro del tamaño de Urano.

Por esa razón es que el núcleo en verdad se encuentra en proceso de unificación, algo que debería tomar una gran cantidad de tiempo para que culmine, el tiempo que tardaría sería el mismo que la edad actual de nuestro sistema solar.

¡Deja un comentario!