La tierra

La órbita de la tierra

Como todos sabemos, cuando la Tierra gira en torno al Sol, lo hace siguiendo una determinada órbita, la cual se ha demostrado que tiene forma elíptica y nuestro planeta dura 365 días y casi 6 horas en recorrerla por completo, completando así lo que conocemos como un año.

Al movimiento del planeta por la órbita terrestre se le conoce como traslación, y a medida que lo lleva a cabo, tiene otro movimiento que recibe el nombre de rotación (que dura 24 horas en dar una vuelta sobre su mismo eje).

La órbita de la Tierra tiene una longitud aproximada de 930 millones de kilómetros, y para recorrerla por completo, nuestro planeta debe viajar a una velocidad de 29.5 kilómetros por segundo, lo que se podría recalcular e indicar que, la Tierra recorre 1770 kilómetros en un minuto o más de 106.000 kilómetros en un día.

Durante su recorrido, la Tierra se sitúa en ocasiones más lejos del sol y en otras ocasiones más cerca. Cuando se aproxima más que nunca a nuestra estrella, se dice que es el perihelio, mientras que cuando nos alejamos, nos estaríamos situando en el afelio.

Estructura del planeta Tierra

Si bien recientemente hemos hablado sobre las capas de la tierra, hoy iremos –brevemente- un poco más allá de esa simple corteza, mencionando y adentrándonos en lo que llamamos la estructura de la Tierra. Para darnos una pequeña idea, la corteza terrestre no es más que una de las capas que componen lo que denominamos la estructura terrestre.

Para empezar debemos tener en cuenta que existen dos métodos en que podemos clasificar la estructura de la Tierra, por un lado, a partir de la composición de las capas, y por el otro lado su comportamiento, y propiedades físicas.

Estructura de la Tierra según su composición

Si analizamos la estructura de la Tierra a partir de capas en función de su composición química, veremos que –a grandes rasgos- podemos subdividir la composición de la Tierra en 3 capas, y a su vez, cada una de ellas en otras dos capas más.

Corteza terrestreLa corteza Terrestre estaría compuesta por una corteza oceánica y una corteza continental, si la comparamos con las otras dos capas, veremos que es la más fina de todas. con un grosor de entre los 3 y los 70km.

Manto: El manto terrestre lo encontramos con un grosor de hasta 2.890km, por lo que podemos decir que ésta es la capa más grande de la estructura terrestre, y podemos dividirlo en dos capas, el manto superior, y el manto interior, siendo éste último el más próximo al centro de la Tierra. Además, se habla de una zona transicional entre el manto superior y el manto inferior.

Núcleo: Aquí la densidad media de la Tierra alcanza los 5.515Kg/m3 por lo que deducimos que el centro de la Tierra debe estar compuesto por materiales mucho más densos que los que encontramos en la corteza terrestre, ya que ésta alcanza una densidad de 3.000Kgm/m3. Además el núcleo también es divisible en dos capas, el núcleo externo, y el núcleo interno.

Si nos dedicamos a observar el estado en que se encuentran los componentes de cada capa, veremos que en la corteza terrestre encontramos material liquido y sólido, en el manto superior se encuentran principalmente en estado sólido, mientras que el manto inferior se encuentra en estado semi-sólido, a su vez, el núcleo externo es liquido y el núcleo interno sólido.

Estructura de la Tierra según su comportamiento y propiedades físicas

Analizando la estructura de la Tierra en función del comportamiento de sus capas, y las propiedades físicas de los materiales que la componen, podemos subdividirla en 4 capas.

  • Litosfera: si bien habíamos visto que según la composición química la corteza terrestre y el manto superior son diferentes (por eso los clasificamos en capas diferentes), éstas actúan como una capa única, con características rígidas, y una temperatura relativamente baja, se trata de una capa fría.
  • Astenosfera: Esta capa alcanza el grosor de los 660Km, y se encuentra debajo de la litosfera, además posee determinadas condiciones de temperatura y presión que generan roca fundida en su parte superior, lo que produce que la litosfera se deslice sobre la astenosfera independientemente de ésta.
  • Mesosfera: También lo conocimos como manto inferior, si bien las temperaturas son muy elevadas, el efecto de la presión impide que la roca funda, manteniéndose en estado sólido, generando una capa rígida y extremadamente caliente.
  • Núcleo: nuevamente clasificamos la zona en donde se contiene al centro de la Tierra como núcleo, siendo el núcleo externo una capa líquida, la cual genera el campo magnético terrestre, y además se encuentra una esfera sólida de alrededor de 1.200km de radio, estamos hablando del núcleo interno, que mantiene características sólidas debido a las presiones que soportan las rocas en el interior del planeta Tierra.

Capas de la tierra: La corteza terrestre

Como se sabe, la Tierra esta compuesta de varias capas diferentes; entre ellas la más superficial es llamada la corteza terrestre, es la capa rocosa más externa de la Tierra pero posee un espesor básicamente delgado en comparación con las otras capas que posee la Tierra. Este espesor varía entre los 5 Km. hasta los 70 Km. aproximadamente, el espesor menor es en la zona oceánica y el máximo espesor en las zonas de la tierra muy montañosas que vemos en diferentes lugares de la Tierra.

En esta corteza terrestre se pueden encontrar diferentes minerales de forma muy abundante, así como oxígeno, aluminio, silicio y magnesio.

1: Corteza continental. 2: Océano. 3: Manto superior. 4: Corteza oceánica.

Tal y como había comentado, la corteza terrestre se divide en otras dos capas diferentes: la corteza oceánica y la corteza continental. La corteza oceánica es la que cubre en un 75% a la superficie terrestre, es la más delgada de las dos y posee tres niveles distintos. El primer nivel está compuesto de sedimentos y rocas volcánicas, el segundo nivel cuenta con rocas máficas y mafico-volcánicas y el tercer y último nivel cuenta con rocas ultramáficas como los gabros y peridotitas.

La corteza continental es menos homogénea que la oceánica, porque está conformada por rocas que tienen diferentes orígenes. También debemos decir que es menos densa que la otra ya nombrada, pero que tiene un grosor mucho mayor. En la corteza continental se pueden encontrar rocas y elementos químicos tales como, cuarzo, oxígeno, silicio, calcio, hierro, aluminio, sodio, potasio y magnesio.

Campo magnético terrestre

Recientemente hemos hablado de qué es y cómo funciona una brújula, y como vimos, el funcionamiento de éste instrumento se debe al campo magnético terrestre, que esta originado, entre otras cosas, por la composición y el comportamiento interno de nuestro planeta, y también lo mencionamos muy por encima cuando hablamos de la estructura de la Tierra.

El campo magnético Terrestre se extiende desde las profundidades del planeta hacia el universo, de tal forma que va disminuyendo conforme nos alejamos del planeta. Además éste campo magnético nos protege del viento solar, por lo que es parte importante del equilibrio existente necesario para la vida tal y como la conocemos en nuestro planeta.

Quizá podríamos pensar que la Tierra tiene su polo magnético N en lo que conocemos polo geográfico Norte, y el polo magnético S en el Polo geográfico Sur, sin embargo no es así como funciona exactamente el campo magnético en la Tierra.

En principio, debemos decir que el polo magnético S, se encuentra próximo al polo geográfico Norte, sí, no son puntos comunes, sino que los polos magnéticos de la tierra difieren totalmente de los polos geográficos, e incluso sabemos a ciencia cierta que los polos magnéticos de la Tierra fluctúan y se mueven naturalmente de “posición” aproximadamente unos 40Km por año.

Tanto es así que científicos han estudiado cómo fue el campo magnético en diferentes eras de la Tierra, y han llegado a la conclusión de que el campo magnético terrestre tiene un comportamiento denominado variación secular, de forma tal que el campo magnético en algún momento de la vida de nuestro planeta tendió a cero, e incluso se invirtió, claro que hablamos de miles y miles de años atrás.

Cada cuantos años se “invierte” el campo magnético es una incógnita, puesto que no se trata de una secuencia regular y puede tenderse impredecible. Por otro lado, otros estudios realizados en los últimos 100 años nos revelan que la intensidad del campo magnético ha disminuido en un 5%, lo que podría hacer suponer que en aproximadamente unos 1500 años, el campo magnético terrestre podría desaparecer, e incluso en sitios como la Anomalía del Atlántico Sur, ésta intensidad del campo magnético es disminuida hasta diez veces más rápido.

¡Deja un comentario!